El Corso

0
132

En recuer­do de Ramon­ci­to Recio y Rosi­ta Iba­rro­la. Tito Barrios y Car­men­ci­ta Arbe­láiz. Ati­lio Erre­ca­bor­de, Chan­go Ayrault y José Nelli. Las ami­gas del bar Espa­ñol: Zai­da Zam­pa­ca, Mar­ta Pin­zo­ne, las her­ma­nas May y Yani­be Azar y Cleo Siri. Y de mis ami­gos que ya no están, parro­quia­nos de La Luc­cio­la.
El que por­ta­ba el estan­dar­te esta­ba lis­to para ini­ciar la mar­cha por calle Bolí­var a unos metros antes de Junín, más o menos en lími­te con la casa de los Pra­do, y la com­par­sa no tan lar­ga como en años ante­rio­res se exten­día has­ta lle­gar a la altu­ra del hogar de Ramon­ci­to Recio y Rosi­ta Iba­rro­la. Más atrás seguía la siguien­te escua­dra que alcan­za­ba con sus últi­mos par­ti­ci­pan­tes, los paya­sos, a la esqui­na de la des­pen­sa de los Amén­do­la, que a esa hora aten­día con­su­mi­do­res como nun­ca antes debi­do a la rome­ría de gen­te que iban y venían. Se entien­de el movi­mien­to de per­so­nas en el lugar, la orga­ni­za­ción indi­ca­ba que des­de allí unas for­ma­cio­nes se exten­die­ran al nor­te para el lado del club Ita­púa, otras al sur hacia la pana­de­ría La Polo­ne­sa, y las indis­ci­pli­na­das mur­gas siguie­ran por Hipó­li­to Iri­go­yen en direc­ción al club Juven­tud, de mane­ra que la entra­da de las escua­dras al des­fi­le fue­ra alter­na­da­men­te orde­na­da.
Para estos cor­sos la com­par­sa de Chi­qui­to se moder­ni­zó con res­pec­to a las pre­sen­ta­cio­nes ante­rio­res, pues­to que anti­gua­men­te las rei­nas se lucían empe­ri­fo­lla­das sobre un sulky, o una jar­di­ne­ra tira­da por un man­so man­ca­rrón. En cam­bio este año lucía su figu­ra sobre el enta­ri­ma­do de la camio­ne­ta pres­ta­da por los due­ños de la sode­ría Monz­za­ni, veci­nos de Arme­lín el eterno pro­vee­dor de hie­lo de la ciu­dad, quie­nes cedie­ron al rue­go de uno de sus repar­ti­do­res inte­gran­te del block de los indios, con la pro­me­sa que la cui­da­rían bien
La hora se acer­ca­ba y la expec­ta­ti­va cre­cía ante el inmi­nen­te ini­cio del cor­so que extra­ña­men­te care­cía del bri­llo y la gra­cia de anta­ño, uno por­que algu­nas com­par­sas ya no se pre­sen­ta­ban res­tán­do­le impor­tan­cia al fes­te­jo, y otro debi­do a que los dis­fra­ces se exhi­bían más modes­tos sin el ful­gor ade­cua­do, habi­da cuen­ta que los cos­tos para con­fec­cio­nar­los se fue­ron por las nubes afec­tan­do direc­ta­men­te el bol­si­llo de los par­ti­ci­pan­tes, ya que en línea gene­ral per­te­ne­cían al extrac­to más humil­de de la socie­dad, aque­lla de menos recur­sos. Sola­men­te mos­tra­ban sol­ven­cia los clu­bes socia­les del cen­tro y los barria­les de cla­se media pudien­te cobran­do entra­das, como el Mitre, el Racing y el Social Juven­tud que en demos­tra­ción de opu­len­cia tira­ban la casa por la ven­ta­na, orga­ni­zan­do vela­das exul­tan­tes y lle­nas de viva­ci­dad que ter­mi­na­ban con las pri­me­ras luces del día. Otros clu­bes de barrio más modes­tos pre­ten­dían orga­ni­zar sus coti­llo­nes, pero como poco públi­co con­cu­rría a sus even­tos per­dían pla­ta a rabiar. Es que el diver­ti­men­to no daba para todos.
Chis­pean­tes los jóve­nes de los clu­bes del cen­tro com­pe­tían en quien tenía la mejor com­par­sa. Se tra­ta­ba de gru­pos de mucha­chos y mucha­chas que se inte­gra­ban libre­men­te con el pro­pó­si­to de ensa­yar, pre­vio a los bai­les, coreo­gra­fías de pre­sen­ta­ción para cada noche agre­gán­do­le a la fies­ta mayor ale­gría. Una carac­te­rís­ti­ca demo­crá­ti­ca era el inter­cam­bio de visi­tas mutuas de estas com­par­sas entre sí, y su lle­ga­da espe­ra­da por cier­to, reavi­va­ba el ambien­te fes­ti­vo del club visi­ta­do ele­van­do al paro­xis­mo la ale­gría. El club Social orga­ni­za­ba el sarao úni­ca­men­te para socios y tenía de por­te­ro a dos can­cer­be­ros. En la Casa Para­gua­ya per­mi­tían el acce­so de invi­ta­dos no socios median­te tar­je­ta de invi­ta­ción, y el club el Pro­gre­so, cuya sede social se encon­tra­ba en lo alto de los salo­nes de la Socie­dad Ita­lia­na fren­te a la pla­za 9 de julio, per­mi­tía entrar libre­men­te a los uni­ver­si­ta­rios. Y como signo de cor­te­sía carac­te­ri­za­dos socios de este club se tur­na­ban a la entra­da para dar gen­til­men­te la bien­ve­ni­da a los con­cu­rren­tes, entre­gan­do a las damas papel pica­do, ser­pen­ti­nas, matra­cas, pitos entre otros ele­men­tos jara­ne­ros. Se recuer­da en el menes­ter de anfi­trio­nes del club a Rober­to Sim­so­lo, a Tito Barrios, el anti­guo pro­pie­ta­rio de la far­ma­cia Mar­co­ni y cuya hija Gla­dis fue­ra rei­na del club en años ante­rio­res, y a don José Ciria­co Nelli el pro­fe­sor de manua­li­da­des del Cole­gio Nacio­nal y tío de Arman­do Nelli el autor de la letra Puen­te Pexoa. En fin otros socios tuvie­ron la gen­ti­le­za de cum­plir ese encar­go cor­tés, y las más de las veces fue­ron sobre­pa­sa­dos por jóve­nes que con­cu­rrían de otros clu­bes, por­que al fin de cuen­tas los bai­les del Pro­gre­so eran los más ale­gres y diver­ti­dos de la ciu­dad y para las mucha­chas esta­ban los uni­ver­si­ta­rios. Nada más que la exce­si­va can­ti­dad de asis­ten­tes con sus sal­tos can­dom­be­ros hacían tem­blar el piso y mover las ara­ñas del techo del Tokio, el bar anto­ló­gi­co de los Yama­gu­chi.
Una úni­ca vela­da espe­cial y muy ale­gre por cier­to rea­li­za­ba para socios e invi­ta­dos el Joc­key Club, cuya pre­si­den­cia ejer­cía el Dr. Ati­lio César Erre­ca­bor­de, aquel que fue­ra vice­go­ber­na­dor del Dr. Cesar Napo­león Ayrault. Dupla de man­da­ta­rios que yuga­ron en aque­lla Argen­ti­na de los con­ti­nuos plan­teos mili­ta­res, de cuya ges­tión trans­for­ma­do­ra y pro­gre­sis­ta es bien reco­no­ci­da en la pro­vin­cia. Debie­ron ale­jar­se del poder debi­do al gol­pe mili­tar que derro­có al gobierno cons­ti­tu­cio­nal en el año 1962. Otro nuba­rrón des­gra­cia­do para nues­tra Argen­ti­na que se repe­ti­ría en el 66 cuan­do vol­tea­ron a Mario Losa­da, y con­ti­nua­ría diez años des­pués con la trá­gi­ca masa­cre de la auto­de­no­mi­na­da Revo­lu­ción Argen­ti­na.
A las nue­ve en pun­to de la noche esta­lló la bom­ba de los muni­ci­pa­les dan­do ini­cio ofi­cial al cor­so. Igna­cio Arce Miño que por­ta­ba el estan­dar­te segui­do de Chi­qui­to Lobo, sus dami­se­las y el res­to de la com­par­sa, apu­ra­ron el paso has­ta pasar la calle Junín. En tan­to la agru­pa­ción rival Mariano Moreno que les seguía en la pre­sen­ta­ción ocu­pa­ba el lugar vacío.
Como cere­mo­nial de satur­na­les Chi­qui­to Lobo hizo sonar su cor­ne­ta por tres veces con­se­cu­ti­vas dan­do la orden de avan­zar, y el cor­te­jo obe­dien­te ini­ció la mar­cha cual mara­bun­ta rum­bo al cen­tro hacien­do tro­nar redo­blan­tes, pitos y matra­cas. Los indios en su sal­sa comen­za­ron a mover­se al com­pás de estu­dia­das dan­zas eso­té­ri­cas, sien­do imi­ta­dos por el res­to de los inte­gran­tes que acti­va­ron la coreo­gra­fía de sus ensa­yos. El públi­co asis­ten­te se apre­tu­ja­ba en las vere­das des­de el Tea­tro Espa­ñol hacia la pla­za. Los bares como nun­ca fue­ron inva­di­dos por parro­quia­nos que no deja­ban sillas vacías, en tan­to los pobres mozos des­bor­da­dos de tra­ba­jo no daban abas­to y se enre­da­ban con los pedi­dos. Por su par­te el bar Espa­ñol aba­rro­ta­do de espec­ta­do­res, inde­pen­dien­te de los cor­sos y otras alga­za­ras fes­ti­vas, mos­tra­ba la clá­si­ca mesa con asis­ten­cia dia­ria en cita obli­ga­da de las entra­ña­bles ami­gas Zai­da Zam­pa­ca, Mar­ta Pin­zo­ne, las her­ma­nas May y Yani­be Azar y Cleo Siri, las que siem­pre esta­ban pre­sen­te en las noches de verano y los vera­ni­llos del invierno.
Algu­nos dia­blos empe­za­ron a tener encon­tro­na­zos con cier­tos mucha­cho­nes pro­vo­ca­do­res, pues pare­cie­ra que la cara tapa­da, los cuer­nos y la cola del uni­for­me inci­ta­ran a la pro­vo­ca­ción y ellos, los dia­blos, pre­dis­pues­tos a devol­ver­los sobre todo aque­llos que lucían tra­jes negros, por el supues­to que debían mos­trar carác­ter si que­rían ascen­der a luci­fer.
Entre estos dia­blos Danie­li­to esta­ba más que con­ten­to, pues­to que esta­ba en tra­ta­ti­va de rea­li­zar un posi­ble nego­cio con Igna­cio, el que aho­ra por­ta­ba el estan­dar­te de la com­par­sa. El asun­to al pare­cer vino así: Resul­ta que Danie­li­to fue con­tra­ta­do por don Eli­gio Arce Miño, padre de Igna­cio, para entre­gar cajo­nes de jabón no solo a la des­pen­sa San Mar­tín, sino a otros alma­ce­nes de la zona que exten­die­ron pedi­dos: Sim­so­lo, Fra­ga, Pra­do, La Sui­pa­cha de los Kuri y cru­zan­do la pla­za San Mar­tin la des­pen­sa Eldo­ra­do de don Lan­zós.
Obser­va­dor y pen­san­te Igna­cio le pro­pu­so a Daniel con­for­mar entre los dos una socie­dad de repar­to y exten­der las ven­tas de jabo­nes a otras zonas, tenien­do en cuen­ta la esca­sez del pro­duc­to y la gran deman­da exis­ten­te. Con la fina­li­dad de con­cre­tar la socie­dad Danie­li­to debía ven­der la jar­di­ne­ra y los ani­ma­les de tiro, más la par­te pro­por­cio­nal que pon­dría Igna­cio median­te un prés­ta­mo que le daría el padre, ten­drían lo sufi­cien­te para la entre­ga de una camio­ne­ta usa­da y lue­go segui­rían pagan­do en cuo­tas. En tal sen­ti­do tra­ta­ron con Juan­ci­to Sán­chez, el menor de los her­ma­nos pro­pie­ta­rios de la agen­cia Che­vro­let, y aco­da­ron la posi­ble ope­ra­ción. De ahí que ambos esta­ban real­men­te con­ten­tos pues a un mucha­cho inmi­gran­te sin nada, y a otro de ori­gen humil­de se le pre­sen­ta­ba la acti­va opor­tu­ni­dad de pro­gre­sar.
La com­par­sa esta­ba a lle­gar a la calle Colón y pare­cie­ra que sus inte­gran­tes entra­ron en alo­ca­do tran­ce, por­que batían los par­ches a más no poder y bai­la­ban a un rit­mo tan infer­nal que la lite­ra sin techo don­de aca­rrea­ban a Nin­fa de los Ríos se sacu­día de tal for­ma, que peli­gra­ba hacer­la volar por el aire. Y ella, superan­do los sacu­do­nes salu­da­ba son­rien­te con las dos manos levan­ta­das a la barra de mucha­chos auto­ca­li­fi­ca­dos per­du­la­rios, que en lo alto de la tari­ma de un pal­co, ale­gres y entre risas devol­vían el salu­do. Gru­po éste de ami­gos que se reu­nían fre­cuen­te­men­te en deter­mi­na­da con­fi­te­ría por las noches para des­pués par­tir a otros rum­bos: Emi­lio Erre­ca­bor­de; Chu­lón Rodrí­guez, Héc­tor Tor­to­sa, Cati­lo Ague­rre­be­rre, Edgar Catal­di, Ricar­do Maz­lu­mián, Gui­do Tau­bert, Ñato Hal­ti y Yuyo López cuan­do venía de su que­ri­do Vira­so­ro.
Al día siguien­te domin­go ocu­rrió un impre­vis­to en el mayor fre­ne­sí del cor­so que sacu­dió la vigi­lan­cia de los dia­blos. Al pare­cer un quin­to luci­fer se apa­re­ció en el extre­mo pos­te­rior de la com­par­sa sal­tan­do entre los paya­sos. Al prin­ci­pio cre­ye­ron que sería uno de ellos, des­pués un dia­blo rojo “cola­do” de otra com­par­sa que se metió ex pro­fe­so en for­ma pro­vo­ca­ti­va. Cuan­do a duras penas inten­ta­ron fil­trar­se entre el gen­tío para ver de quien se tra­ta­ba, el supues­to quin­to huyó corrien­do en for­ma veloz por la calle Aya­cu­cho para per­der­se por San Mar­tín. A esta intro­mi­sión no le die­ron impor­tan­cia, pero resul­ta que el mis­mo Luci­fer se apa­re­ció la noche siguien­te cal­can­do su pre­sen­cia jun­to a los paya­sos, y de nue­vo repi­tió la hui­da cuan­do inten­ta­ron acer­cár­se­les.
‑Esto está pasan­do del color cas­ta­ño a oscu­ro- dijo Eudo­ro – debe­mos dar­le una lec­ción- agre­gó.
Fue cuan­do pro­gra­ma­ron colo­car a los dia­blos negros sin dis­fraz en luga­res estra­té­gi­cos para cazar­lo fácil­men­te, pero hete aquí que el luci­fer de los des­ve­los no apa­re­ció y ya no hubo mane­ra de cono­cer su iden­ti­dad, tam­po­co se cono­ce­ría, por­que se diluía la últi­ma noche de car­na­val y a la cero hora daba comien­zo al miér­co­les de ceni­zas y empe­za­ba Cua­res­ma, cua­ren­ta días antes del Domin­go de Ramos.

(Del libro El Sex­to Luci­fer)

Artículo anteriorCon presencia misionera, cerró con éxito el XII Encuentro de Escritores del Mercosur
Artículo siguienteAlem se prepara para vivir otra edición de la Fiesta Nacional de la Navidad del Litoral
Nacido en Posadas el 28/10/41. Títulos 1-Perito Agrónomo. ERAGIA, Corrientes UNNE 2-Dr. en Ciencias Veterinarias. Facultad de Veterinaria UNNE. Actividad estudiantil 1-Vicepresidente del primer Congreso de Estudiantes del NEA Docencia: 1-Profesor Introducción a la Zoología. INST. SUP. PROFESORADO Antonio Ruiz de Montoya. Cargos Públicos: 1-DT del Centro de Producción animal de Candelaria. MAA Misiones 2-Jefe del Dpto. de Zoonosis de la Municipalidad de Posadas 3. Director de Sanidad Animal (SA) Misiones 4-Director General de Ganadería Misiones 5-Presidente COPROSA. Comisión Provincial de Sanidad Animal 6-Representante de la Mesopotamia ante la CONASA. Comisión Nacional de SA 7-Miembro Ejecutivo de la CONASA 8-Vicepresidente del SENASA 9-Coautor del Plan Ganadero de la Provincia aprobado por Decreto. 1176/74 y readaptado en el año 1997 mediante otro Decreto. 10- Jefe de la delegación Argentina para tratar acuerdos sanitarios en Venezuela, Ecuador, Colombia, Paraguay y Uruguay Actividad Gremial: 1-Coautor del Estatuto del Consejo Profesional de Veterinarios Actividad Privada 1-Asesor de la Presidencia del ex Banco de la Provincia de Misiones 2-Asesor del ex Frigorífico El Zaimán 3-Asesor de la ex Cooperativa Tambera de Posadas 4-Propietario de las farmacias veterinarias Instituto Veterinario del Nordeste y el Rodeo 5-Socio del Centro de Inseminación Artificial el Rodeo 6-DT de las Cabañas ganaderas La Candé, La Rosita, San Marcos, Don Marcelo. 7-Asesor ganadero de los establecimientos La Rosita, Anaconda, El Porvenir, Rancho A 8-Contratado por la Cabaña La Candé y de la firma Clara Soto Dassori de Errecaborde para adquirir ganado Brahman de EEUU y Nelore de Brasil. Viajes de Estudios: Paraguay, México, EEUU, Brasil, Uruguay Trabajos Publicados: 1-Guía de las enfermedades de porcinos y bovinos. 1973 2-Premunición contra la tristeza bovina. 1975 3-Leishmaniasis. Oscurantismo y desidia en tiempos sin hidrofobia (Monografía) 2009 4-Engorde de bovinos en sistema silvo-pastoril. INTA, Cerro Azul. Misiones. 2012 Publicaciones en diarios y revistas: Revista del Cebú, Suplemento agropecuario diario La Nación de BS. AS. Pregón Agropecuario de Córdoba, El Territorio de Posadas, Primera Edición de Posadas, Red-Vet de España, la Web veterinaria de mayor circulación de habla hispana. El Libertador en Línea, Libros publicados: 1-La Aftosa en el SENASA y el Virus en la Secretaría de Agricultura 2007 2-Nuestros Años de Sueños y Utopías, novela. 2010 3-Mártires del desatino (Ensayo) 2011 4-Misiones la República Utópica de los Jesuitas, novela histórica, 2014 Actividad política: 1-ex Congresal del Partido Justicialista 2-ex Secretario del Consejo Provincial del PJ 3-Secretario de la Junta de Disciplina del PJ