¿Ustedes creen en los amores a primera vista? Quien diría …….

0
148

¿Uste­des creen en los amo­res a pri­me­ra vis­ta? ¿Aca­so exis­ten otros? Yo conoz­co a un tipo que se ena­mo­ró en una pla­za, la tar­de pare­cía nor­mal cuan­do un ami­go le dio un coda­zo a otro y pre­gun­to quién era la bella mujer con esa mira­da que había cam­bia­do el sen­ti­do de esa tar­de calu­ro­sa y ese silen­cio litúr­gi­co que impo­nía esa mujer. Mi ami­go se que­dó embo­ba­do y supo que nada sería igual des­de ese día, mi ami­go esa noche salió corrien­do como quien bus­ca una gota de vida tras reci­bir un men­sa­je de esa calla­da mujer lue­go de haber­la vis­to y arries­ga­do su vida en la invi­ta­ción.

Tras caer la noche esa mi ami­go fue tras de ella en lo que a pri­me­ra vis­ta fue un amor de ambas par­tes y todo pare­cía per­fec­to, y aque­lla cita se con­vir­tió en una for­ma de vida dia­ria car­ga­da de abra­zos que no ter­mi­na­ban más, una tar­de mi ami­go fue a des­pe­dir­la y todo el camino mien­tras la lle­va­ba no sabía si se abría ente­ra­men­te por esa mujer calla­da que pedía liber­tad, y el que había encon­tra­do la liber­tad jun­to a ella.

Ese tra­yec­to fue de mucho ner­vio­sis­mo para ambos don­de se pre­gun­ta­ba como dor­mi­ría, como des­per­ta­ría y pasa­ban los los minu­tos don­de el no que­ría dejar­la ir sin expre­sar­le todo eso que había sen­ti­do. Qui­zá mi ami­go en ese momen­to como en todo el desa­rro­llo de la his­to­ria y lue­go de esa madru­ga­da a las 4 AM don­de coin­ci­die­ron hacer las cosas con el cora­zón fue su moti­vo de tomar el vue­lo al cie­lo, poner­se de rodi­llas y pedir su mano de la for­ma más tra­di­cio­nal que pue­de exis­tir sabien­do que de rodi­llas ella lo mata­ría con el no.

Al día siguien­te ella ya esta­ba dis­tan­te y mi ami­go y su chi­ca ambos llo­ra­ban por el mie­do al mila­gro, cla­ro, mi ami­go y esa bella mujer ya cono­cían el gus­to amar­go del enga­ño, del des­amor y de las noches vacías para pasar el tiem­po que cada uno no que­ría repe­tir más, esa fue la noche más difí­cil de cada uno cuan­do llo­ran­do se pedían no las­ti­mar­se.

Y pasa­ron los días y ellos se dis­pu­sie­ron a reco­rrer y con las emo­cio­nes más inten­sas con pocas horas de sue­ño lle­va­ban sus res­pon­sa­bi­li­da­des y via­ja­ban a cada rato con el úni­co fin que era com­par­tir ese amor tan gran­de que los unía. Mi ami­go me con­tó que un ama­ne­cer no enten­día lo que sen­tía y con la voz tem­blan­do le dijo “te sien­to fami­lia” al cos­ta­do del camino como dis­pa­ran­do un men­sa­je de los más impor­tan­tes, y muchos momen­tos ambos ten­ta­dos a decir Te Amo pero no se ani­ma­ban.
En noches me con­to mi ami­go que llo­ra­ban de emo­ción y con las pocas imá­ge­nes que tenían vie­ron un video en la cama, don­de ella expre­so su amor par­tien­do en un llan­to abra­za­da y el en otro con la emo­ción de haber encon­tra­do el amor de su vida. Ella era dul­ce, y no solo por su tra­to, ade­más los hábi­tos de cada vez de ver­la en la home­na­jea­ba con un dul­ce y ella no se que­ría acos­tum­brar por ese mie­do de amar, al final ellos com­par­ti­rán los dul­ces como la casa, como tomar su mate don­de ella se sen­ta­ba en su tron­qui­to afue­ra de la casa y en el la silla la mira­ba orgu­llo­so de la mujer que tenía, ella había encon­tra­do un hogar don­de dor­mía segu­ra y le expre­sa­ba a mi ami­go que dor­mía segu­ra, ¿y que más lin­do no? La fami­lia uni­da en la casa.

Esos días terri­bles habían lle­ga­do, las cosas en este gran amor que se tenían ambos no se pusie­ron bien y el No esta­rás sola, tam­bién se trans­for­mó en el no esta­rás solo. ¡Creo que para esa altu­ra mi ami­go y ella habían for­ma­do una fami­lia y con esas bases del alma esa “fami­lia” comen­zó a atra­ve­sar tor­men­tas que una pare­ja atra­ve­sa­ría lue­go de años, pero no! Todas fue­ron jun­tas en pocos días lue­go de sen­tir la navi­dad como pro­pia, de atra­gan­tar­se uno y casi morir del sus­to con unos dul­ces, linear códi­gos que ambos no tenían por qué venían de raí­ces daña­das afron­ta­ron ese tem­po­ral. A esto mi ami­go y su “espo­si­ta” lue­go tras haber llo­ra­do en una cama y sin­tien­do por pri­me­ra vez el amor en una cari­cia, en un abra­zo, en un deta­lle, en una can­ción, los abra­zos inter­mi­na­bles, tuvie­ron que enfren­tar­se a esa tor­men­ta tan dura que vivie­ron, y creo que mi ami­go y esa chi­ca de alma trans­pa­ren­te lo hicie­ron por amor de ver­dad, qui­zá ellos no se daban cuen­ta, pero en esa tor­men­ta ella sin­tió el arte de su vien­tre y lo lin­do de la crea­ción, don­de sin que­rer tras un ges­to expre­só que­rer dar vida en una noche de sali­da y con un llan­to mi ami­go dijo quie­ro un bebe.

La cri­sis tomó cuen­ta, lo loa­ble de mi ami­go y esa chi­ca que cada noche ambos pasa­ban las pero­res tor­men­tas hacien­do con­sien­tes sus peo­res demo­nios, ella decía estar un tra­pi­to, el decía ser un mal hom­bre tras las con­se­cuen­cias de ese amor por que no siem­pre el amor trae cosas bue­nas y des­te­llos de feli­ci­dad, estos dos tuvie­ron que enfren­tar a los pocos días las mayo­res tor­men­tas de la vida conec­ta­dos los fan­tas­mas de uno y del otro. Mi ami­go me con­tó que en noches salía a llo­rar afue­ra de su casa cuan­do ella dor­mía para que ella no vie­ra su nivel de angus­tia y preo­cu­pa­ción, como tam­bién me con­tó que qui­so irse a sufrir solo y ella le dio un abra­zo tan fuer­te que se dio cuen­ta que tenía una fami­lia a su lado.

Ella al dor­mir­se cada noche él le decía susu­rran­do “te amo” “sos el amor de mi vida” pidien­do su pron­ta esta­bi­li­dad y el cree que ella sen­tía eso por­que al dor­mir en medio de esa tor­men­ta ella no sol­ta­ba su bra­zo has­ta que se ador­me­cía. Qui­zás tan­tas noches de dolor lle­va­ron a que cada uno saque sus peo­res demo­nios del pasa­do y hagan con­sien­tes gra­cias a esa pri­me­ra lagri­ma en la cama toda esa tor­men­ta. Mi ami­go se sin­tió inse­gu­ro y ella poca mujer. La rela­ción de ambos se fue des­gas­tan­do y con cosas para su hogar, pro­yec­tos arma­dos, llan­tos a cada rato y recuer­do que Antes de irse mi ami­go recor­da­ba que ella había via­ja­do y las dis­tan­cias eran las noches más difí­ci­les y con llan­tos que se moja­ban los telé­fo­nos se decían “ te extra­ño” quie­ro dor­mir abrazada/o a vos. Para ello las cosas ya se habían des­bor­da­do. Pasa­ron los días y ella deci­dió par­tir para siem­pre de su vida, Ese día mi ami­go entro a su casa arras­tran­do los pies y no se sor­pren­dió cuan­do encon­tró su casa vacía, en un día había per­di­do todo, la mujer que ama­ba, todo enca­ja­ba el mun­do se derrum­ba­ba y todo de una sola vez.

Esos pri­me­ros días cam­bia­ron men­sa­jes del orden del eno­jo, bron­ca, dolor, tra­tan­do de caer en que esa pare­ja que lucha­ba día a día por lo que ama­ban era su fami­lia sin saber que las peo­res de una fami­lia las iban a vivir ahí, cada uno se expre­só del modo que le pare­ció correc­to y qui­zá para dre­nar ese dolor. Los días pasa­ron y ellos vol­vie­ron a hablar sin espe­ran­zas de regre­sar a ese amor tan gran­de que les dio fuer­zas en la peo­res cri­sis, mi ami­go con­sul­to con el orácu­lo para saber cómo seguir y como hacer si ambos se que­da­ron con todo ese amor que se tenían, que­rer un hijo con una per­so­na creo es una expre­sión de amor de las más gran­des, amar has­ta el pun­to de tener la deco­ra­ción de salón y las char­las con los peo­res esta­dos de ner­vios cuan­do se esta­ba orga­ni­zan­do su fies­ta de casa­mien­to, char­las que se die­ron en esa casa y en luga­res afue­ra don­de ambos tem­bla­ban x que veían que no se podían negar más ese amor, la casa iba a ser más gran­de y ella había ele­gi­do los colo­res para ello y el ini­cia­do los trá­mi­tes … como negar tan­to amor en tan pocos días. Los días se vol­vie­ron a tor­nar vacíos y cada uno des­de su lugar tra­tan­do de acep­tar este fra­ca­so, mi ami­go los pri­me­ros días decía “ la cobar­día es asun­to de los hom­bres no de los aman­tes” mien­tras ella le envia­ba “ un abra­zo en una enco­mien­da” , cada uno en su pos­tu­ra ante el dolor.
Las can­cio­nes de amor están lle­nas de men­ti­ras “ cuan­do uno ama nada más impor­ta” muchas des­pe­di­das están lle­nas de pro­me­sas vanas, quien este libre cul­pa que tire la pri­me­ra pie­dra, eso ayu­da a pasar los pri­me­ros días min­tien­do “ no te preo­cu­pes si yo voy a estar bien”” yo estoy bien no te preo­cu­pes” “ no te preo­cu­pes por mi voy a encon­trar una bue­na mujer” y los dos les entran los pen­sa­mien­tos si segui­rá sien­do como es, si se recon­ci­lia­rá con uno mis­mo de la mis­ma for­ma, y que pasa­rá, por­que si ella se va espe­ro no sea por mucho tiem­po ni muy lejos.
El pedía a los san­tos que ella pue­da dor­mir bien y la guíen en el camino espi­ri­tual para encon­trar un camino y alguien escu­chó. Una per­so­na se acer­có a ella y la lle­vo a un lugar espi­ri­tual mien­tras el se des­asía en el áci­do del recuer­do por toda la lucha que habían pasa­do jun­tos, pero a su vez con una espe­ran­za que la dis­tan­cia podía ser­vir para dar­se cuen­ta de los erro­res de cada uno.
Ese domin­go mi ami­go se levan­tó tras un sue­ño y ati­nó a lla­mar­la, pero ella no aten­día y el se preo­cu­pó por como ella esta­ba. paso todo el dia ence­rra­do sin hablar con nadie has­ta que ella atien­de y a el le vol­vió el alma al cuer­po. ¡Ella le con­tó que sin­tió mucho dolor tras cono­cer algu­nas cosas y asu­mir ver­da­des, y dar­se cuen­ta que qui­zá le fal­ta­ban cosas, que su vida había vuel­to estar vacía, que ya no tenía a nadie que la ame, abra­ce e inten­tó tra­gar­se un llan­to, pero no pudo más! Des­con­so­la­da dijo que ama­ba a mi ami­go y al mis­mo tiem­po mi ami­go se des­bor­dó en un llan­to, hacién­do­le saber que es el amor de su vida y que extra­ña las mis­mas cosas, que la tor­men­ta empe­zó a tomar for­ma o qui­zá ambos apren­die­ron a ser pilo­tos de tor­men­tas por que no exis­tió dife­ren­cia tal como esa noche en la pla­za, los dos que­rían y sen­tían lo mis­mo uno con el otro, solo que sin dul­ces y sin que ella diga que no que­ría nada serio y el asus­ta­do, ambos libe­ra­ron sus cora­zo­nes y por casi 1 hora llo­ra­ron jun­tos, y el apun­ta­do a la fe expli­co que no toda dis­tan­cia es ausen­cia, que la vida pone prue­bas muy difí­ci­les a veces y esta era una más como ese lunes que ambos llo­ra­ban por el mie­do al amor que ter­mino sacan­do lo peor de cada uno y cada uno por ese amor tuvo la volun­tad de ayu­dar­se a mejo­rar. A veces algu­nos escép­ti­cos dicen que es la reali­dad, y de ver­dad tie­nen razón, pero algu­nas cosas del alma uno debe estar muer­to para enten­der o tra­tar de vez en cuan­do con alguno, nada les había sido fácil a ambos, pero esa aper­tu­ra del alma y reco­no­ci­mien­to del cora­zón fue un mila­gro que no lo hizo un pro­fe­sio­nal, lo hizo el amor y las ganas de ella y mi ami­go de tener esa fami­lia que se frus­tro en una tor­men­ta.

¡Al día siguien­te tras tocar el cora­zón en otro lla­ma­do ella le pide a mi ami­go que no lla­me, qui­zá para no entrar­se con su cora­zón las­ti­ma­do y ade­más pedía que mi ami­go le deje de decir que era el amor de su vida!! ¿Recuer­dan el prin­ci­pio de la his­to­ria? Sos el amor de mi vida, nun­ca me suel­tes la mano, quie­ro un hijo con vos, saber que él le con­ti­nua­ba dicien­do que era el amor de su vida y que esta­ba fir­me en sus sen­ti­mien­tos y que las cosas del alma y las tor­men­tas a veces pasan para hacer­nos mejo­res per­so­nas por que ya no pelea­ban por sus pro­ble­mas, ella se nega­ba a escu­char que el la seguía aman­do con locu­ra y tra­ta­ba de no escu­char más como inten­to de olvi­dar­se de lo que sen­tía y man­dan­do abra­zos poder sacar todo lo que le hacía feliz, escon­dien­do asi todo el dolor por un cor­te y todo el amor que ella tie­ne en el pecho que le expre­só ese domin­go cuan­do dijo estar sen­si­ble… y estar sen­si­ble es hacer con­tac­to con tus sen­ti­mien­tos ver­da­de­ros, no des­co­nec­tar­se de lo que cada uno lle­va en el cora­zón y el alma….. el al día siguien­te inten­to seguir su pedi­do de no decir más sus sen­ti­mien­tos y con­sul­tó si no era más caro el reme­dio que la enfer­me­dad…. Ya que los sen­ti­mien­tos están para brin­dar­se, el alma no mien­te y cuan­do nos revi­sa­mos nos damos cuen­ta cada cosa suce­de cuan­do tie­ne que suce­der como ese sába­do de calor don­de los dos casi por casua­li­dad se vie­ron x pri­me­ra vez. Lo más cómi­co que no pelea­ban x dife­ren­cias sino por ocul­tar ese amor has­ta cuan­do se aguan­te y cuan­do cai­gan en el llan­to mien­tras cada uno vacío por su lado, por­que ambos per­die­ron un ami­go, el amor, lo más lin­do que fue lo que saco lo mejor y peor de cada uno…. Acep­tar­se como huma­nos que esta­mos en ple­na emo­ción y evo­lu­ción es una tarea difí­cil pero peor es no tener amor, peor es des­co­nec­tar­se y caer en camas vacías nue­va­men­te, quien diría que en poco tiem­po iba a suce­der algo tan gran­de, se que te amo y que amas es una iro­nía enviar abra­zos fuer­tes y callar el cora­zón como si el amor y las dife­ren­cias cami­nan por sepa­ra­do… el amor ayu­dó a sacar lo peor y unir sen­ti­mien­tos que debían encon­trar­se.
Esta his­to­ria no tie­ne un final feliz, tie­ne un final que cada uno de los que lea pue­de ima­gi­nar cómo esta­rá mi ami­go y ella en este momen­to ……. Como dice mi ami­go. ella es mi nor­te mi pla­ne­ta, mi país en minia­tu­ra y como decía ella “ sos el hom­bre que amo, el amor de mi vida” deja­mos este final a con­si­de­ra­ción de cada uno. Solo se que lo que une el amor no se olvi­da por el silen­cio ni por el eno­jo, todo pasa y que­da el amor. Solo el amor con­vier­te el barro en un mila­gro!!!!