The Mars 100

0
124

Estoy reclu­tan­do indi­gen­tes
en los sub­te­rrá­neos euro­peos.
Estoy sin­te­ti­zan­do alu­mi­nio
en Tan­za­nia y en Ferru­gem.
Estoy cor­tan­do con tije­ras
lis­to­nes de inau­gu­ra­ción del Super­bowl.
Estoy asis­tien­do par­tos de gusa­nos
entre negros arge­les y pes­tes negras.
La mitad de mi domi­nio le per­te­ne­ce
a la mitad de otro país que no recuer­do
pero que­da en una isla del Pací­fi­co
y tie­ne vis­ta al mar de explo­sio­nes
que se lame todo el tiem­po la ori­lla
des­de que pro­me­ti­mos por escri­to
una vela­da de pic­nic radio­ac­ti­vo,
en la nue­va eter­na pri­ma­ve­ra radio­ac­ti­va.
Allí en el domo, bajo la segu­ri­dad
de un PH esta­ble y regu­la­ble
cul­ti­vo peque­ñas agu­jas de kevlar
con las que daré de comer a mis enemi­gos.
Com­pro bol­sas en el mer­ca­do de valo­res
con las que se abri­gan niños con armas.
Entreno a mis hijos en com­ba­te,
entreno a los hom­bres y muje­res para que amen,
dise­ño en códi­gos bina­rios
ros­tros de posi­bles adver­si­da­des
con las que nos poda­mos encon­trar.
Ya se han escri­to muchos ver­sos
sobre el fin de los tiem­pos
pero es sába­do por la noche,
es domin­go por la tar­de,
y todos can­tan, y todos gri­tan:

Se va a aca­bar, se va a aca­bar
tu pro­to­esen­cia se va a aca­bar.

Artículo anteriorEl Cronopio
Artículo siguienteLlueve
24 años Oriundo de la ciudad de Posadas. Estudiante de la carrera de Letras de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (UNaM) y Producción Artística Integral (Escuela Superior de Danza, Posadas, Misiones). Escritor, autor del poemario “Decimos para no decir”. Miembro anfitrión del grupo Poesía de Miércoles, de la ciudad de Posadas. Productor del evento mensual “Periferia del libro”.