Los ojos del abuelo Anselmo

2
137

El hom­bre, con mucha difi­cul­tad, se aco­mo­dó en el sillón de mim­bre. La mujer se sen­tó y le acer­có la taza de té. Los dos tenían las manos des­can­san­do en los apo­ya­bra­zos. Mira­ban hacia ade­lan­te, hacia la calle.

Ella comen­zó a hablar de los hijos, de las difi­cul­ta­des que tenía  para estar al día de las nove­da­des vivien­do tan lejos como vivían. Las hijas escri­ben pero cuan­do los niños lo per­mi­ten, nin­gu­na pien­sa en noso­tros que que­da­mos tan  solos, nadie por el momen­to pien­sa en visi­tar­nos. Los mucha­chos por suer­te tie­nen tra­ba­jo, sí, no nos pode­mos que­jar, la mayo­ría se ubi­có bien, bueno a ellos los entien­do, tra­ba­jan mucho. Me gus­ta­ría estar  más cer­ca de los nie­tos, pero me bas­ta con saber que están sanos. Ellos saben que esta­mos tran­qui­los acá en el pue­blo, que vos dis­fru­tás del reti­ro, que ya tus ojos y tus manos pue­den des­can­sar. Pen­sé en encar­gar unos ves­ti­dos y man­dar­le a las mucha­chas, ya que no vie­nen. Podría­mos apro­ve­char y man­dar unos tras­tos que ya no nos sir­ven, a alguno de ellos segu­ro que lo apro­ve­cha. ¿Y el piano? ¿Pen­sas­te qué hacer? Ya no lo usás, los otros ins­tru­men­tos se los fue­ron lle­van­do ellos, de a uno, pero el piano…¿Y si lo man­da­mos a la capi­tal? Con la radio nos arre­gla­mos. Yo sé que te gus­ta que esté aquí por­que pen­sás que algún día van a vol­ver a tocar todos jun­tos, aun­que no me lo decís. Estu­ve pen­san­do sobre la con­ve­nien­cia de alqui­lar el local que ya no se usa. ¿Lo hablas­te con los mucha­chos?

Él mira­ba hacia ade­lan­te, su vis­ta roza­ba las pare­des del nego­cio, aho­ra vacío, pasa­ba por las casas de la vere­da de enfren­te, don­de vivían varios de sus pai­sa­nos, seguía hacia los cam­pos sem­bra­dos de buen tri­go don­de supo tra­ba­jar con sus bra­zos jóve­nes. Aho­ra se ale­ja­ba a la vera de la vía del tren, lle­ga­ba a la gran ciu­dad don­de esta­ban las voces, las risas y can­tos, los soni­dos de los ins­tru­men­tos que se habían ido con ellos, pero no veía a nadie. Siguió camino has­ta el puer­to, allí el mur­mu­llo ince­san­te de tonos cono­ci­dos, de espe­ran­zas com­par­ti­das, de mie­dos y sole­da­des. Siguió, mar, mar y más mar y lue­go el pue­blo, el pobre pue­blo y aque­llos ojos llo­ro­sos que lo des­pi­de­ron, pero no veía a nadie.

La sies­ta de ella se malo­gró con un rui­do seco y un esca­lo­frío.

Entró en el cuar­to de los mucha­chos y lo encon­tró en el sue­lo a él y al arma que nun­ca había vis­to en la casa.

Artículo anteriorFragmento del libro “Caídas del Paraíso” – Cada mujer tiene su compás de espera.
Artículo siguienteLa otra versión
Oriunda de Moreno, provincia de Buenos Aires, se radicó en Posadas en el año 1976, en esta ciudad formó su familia y se dedicó a la docencia. Profesora de Letras, enseñó Literatura y Latín en el Instituto Antonio Ruíz de Montoya y en el Bachillerato Humanista Mons. Jorge Kemerer, colegio que dirigió durante 20 años. Cuando se alejó del mundo de los adolescentes, sintió necesidad de escribir. Lo hace desde la narrativa, a través de cuentos breves. En el año 2014, recibió el 2do. Premio en Narrativa, del concurso del “Libro de Oro y Plata”. No tiene aún libros publicados.