Misiones  dos mil

1
117

El sol san­gra
insec­tos y aves pal­pi­tan­tes,
cal­ci­nan­do tem­prano
la esen­cia de la sel­va
que hace dece­nios era.

El humo coa­gu­la
la savia de vida ondu­lan­te
satu­ran­do el aire
que inten­ta per­fu­mar­se
anun­cian­do pri­ma­ve­ras.

La tie­rra cica­tri­za
en áspe­ro basal­to inquie­tan­te,
cubrien­do su alma con ras­tro­jos
mien­tras la ausen­te
recu­pe­ra­ción espe­ra.

El pro­gre­so trans­for­ma
el pai­sa­je de modo alu­ci­nan­te,
ora­dan­do la magia,
des­atan­do con­ju­ros
jun­to al llan­to de la hechi­ce­ra.

Un hom­bre apa­ci­gua
el dolor de duen­des  erran­tes,
entre­te­jien­do sue­ños,
crean­do nichos de vida
con devo­ta y ais­la­da entre­ga.

Mez­cla ver­sos
con sones de gui­ta­rras vibran­tes,
mar­can­do hue­llas
en el alma  anti­gua
de la tie­rra misio­ne­ra.