Un tal Cortázar

3
92

La den­sa nebli­na de París
se mez­cla con el humo
de un den­so ciga­rri­llo
con­fun­dien­do a los pasa­je­ros
que toman el tren de la espe­ran­za
y pier­den el del olvi­do.
Silue­tas borro­sas en el espe­jo
qui­zás tomen una casa por ahí
o algu­na car­ta lle­ga­rá
a una seño­ri­ta en París
Algu­nos lim­pia­rán las estre­llas
sen­ta­das en una sime­tría.
inter­pla­ne­ta­ria
Pero son como “puzz­le” que no enca­jan
en his­to­rias de cro­no­pios y de famas
Y uno boca arri­ba, ve la noche boca arri­ba
espe­ran­do el final del jue­go.
Y en con­ti­nui­dad de los par­ques,
una leja­na flor ama­ri­lla se mar­chi­ta.

Artículo anteriorOño
Artículo siguienteEl niño autista
Nacido en Córdoba, pero misionero por adopción desde hace 20 años. Humorista, gráfico ilustrador. Escritor de cuentos infantiles. Socio Fundador de Aelijum. Creador de los personajes Pepo y TEo, un niño con síndrome de Down, del diario Primera Edición. Publicó Juan El Botellero (BPM), “Bullyng gym” (BPM), “El Abuelo de Gastón” (Aelijum), “Teo, un niño con síndrome de Down” (Aelijum, Subsecretaría de Cultura)