Hasta que quieras a otro

0
395
El dibujo de una mujer llorando frente a unos rectángulos de colores.

Hoy tu son­ri­sa es blan­ca
Tu tor­men­to­sa risa
Hace jue­go
Con tu solea­do tin­ti­near

Tu áni­mo se des­bor­da
Si me ima­gi­nas cru­zan­do la puer­ta
Y es tan­ta tu feli­ci­dad
Que callas cuan­do la cru­zo

Qui­zás te pre­gun­tes
Que color ves­ti­ré
Esta noche
O que pala­bras con­ten­drá
Mi salu­do

Mien­tras tus ojos
Bulli­cio­sa­men­te páli­dos
Pre­gun­tan sus por qués
Espe­ran­do que mi boca
Regur­gi­te una res­pues­ta

Sin embar­go, no lo hago
Y juro que nun­ca lo haré
Por­que el que cru­za una puer­ta
Debe­rá cru­zar­la otra vez

Los colo­res se des­ti­ñen
Los salu­dos se repi­ten
La tor­men­ta al día espe­ra
Y el día a la tor­men­ta

El bulli­cio se cal­ma
Los ojos se des­di­la­tan
Los por qués se resuel­ven
O tal vez son igno­ra­dos

Crees que me quie­res
Pero esto no es cier­to
Hoy tú me quie­res
Has­ta que quie­ras a otro

Sobre el autor:
G.I. Chi­di­chi­mo es un escri­tor misio­ne­ro actual­men­te radi­ca­do en Posa­das.