Después del descarrilamiento, síntomas cancerígenos

0
158
Descarrilamiento en East Palestine, Ohio, Estados Unidos.

La ciu­dad de East Pales­ti­ne, en el esta­do esta­dou­ni­den­se de Ohio, fue el blan­co de una tra­ge­dia cuan­do el pasa­do 5 de mar­zo un tren que trans­por­ta­ba abun­dan­te mate­rial tóxi­co se des­ca­rri­ló y pro­vo­có un desas­tre ambien­tal con una gra­ve­dad que se pro­fun­di­za cada día. La prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es la cali­dad del aire res­pi­ra­ble por los habi­tan­tes de la zona, y tam­bién las posi­bles enfer­me­da­des que los mate­ria­les tóxi­cos pue­dan cau­sar­les. De acuer­do con un recien­te aná­li­sis, el sue­lo de East Pales­ti­ne con­tie­ne nive­les de dio­xi­na — un con­ta­mi­nan­te orgá­ni­co — cien­tos de veces más altos que los que se cree cau­san cán­cer. Sin embar­go, y a pesar de ser así, estos nive­les se encuen­tran por deba­jo de lo reque­ri­do por el gobierno fede­ral de Esta­dos Uni­dos para orde­nar una inter­ven­ción rela­cio­na­da, por lo que no se toma­ron toda­vía accio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas. Pero algu­nos espe­cia­lis­tas se ade­lan­ta­ron y ya mos­tra­ron sus preo­cu­pa­cio­nes, mien­tras los habi­tan­tes están exhi­bien­do cada vez más sín­to­mas y pre­gun­tán­do­se sobre la poca cla­ri­dad de la inves­ti­ga­ción y qué posi­ble ayu­da podrían reci­bir.