Las nuevas medidas económicas de Cuba demuestran cómo hacer un ajuste pensando en el pueblo

0
131

Par­tien­do de una con­cep­ción de la salud, la edu­ca­ción, la cul­tu­ra, y otros ejes socia­les como “con­quis­tas del pro­yec­to cubano,” el país cari­be­ño se dis­po­ne a orde­nar su eco­no­mía de cara a 2024.

Entre las medi­das más des­ta­ca­das, se encuen­tra una baja en los impues­tos a las impor­ta­cio­nes, pero sólo apli­ca­ble a mate­rias pri­mas, tec­no­lo­gía, o herra­mien­tas que pue­dan enri­que­cer el desa­rro­llo de la indus­tria nacio­nal.

Por otra par­te, se esta­ble­ce una suba de impues­tos a la impor­ta­ción de pro­duc­tos fabri­ca­dos en can­ti­dad den­tro de Cuba, como el taba­co, el ron, o los ciga­rros, con tal de evi­tar la com­pe­ten­cia des­ho­nes­ta.

“Es nece­sa­rio esti­mu­lar y pro­te­ger los recur­sos endó­ge­nos, infra­es­truc­tu­ra, indus­tria, favo­re­cer las expor­ta­cio­nes y una mayor pre­sen­cia de nues­tras pro­duc­cio­nes en el mer­ca­do nacio­nal,” dijo Vla­di­mir Reguei­ro, minis­tro de Finan­zas y Pre­cios.

Los anun­cios tam­bién inclu­yen un mayor hin­ca­pié en el orde­na­mien­to eco­nó­mi­co y la recau­da­ción de impues­tos, lo que inclu­ye la qui­ta de sub­si­dios en ser­vi­cios a las per­so­nas que más los con­su­men, con tal de ase­gu­rar las ayu­das a los sec­to­res más vul­ne­ra­bles.

“Son medi­das de regu­la­ción y con­trol enca­mi­na­das a favo­re­cer los ingre­sos, gene­rar incen­ti­vos y, pro­gre­si­va­men­te, pro­pi­ciar mejo­res con­di­cio­nes para el desem­pe­ño de la eco­no­mía, lograr mayor pro­duc­ción y redis­tri­buir con el prin­ci­pio de equi­dad la rique­za gene­ra­da,” agre­gó Reguei­ro.

La situa­ción del país es gra­ve. Con el embar­go que sufre por par­te de Esta­dos Uni­dos y alia­dos, el acce­so a recur­sos esen­cia­les se ve pro­fun­da­men­te afec­ta­do. Es uno de los embar­gos más exten­sos de la his­to­ria.

Des­de 1992, por dis­po­si­ción de EEUU, todo país que comer­cie con Cuba verá afec­ta­da su rela­ción comer­cial con el país nor­te­ame­ri­cano.

“Cuba está en una eco­no­mía de gue­rra,” afir­mó hace algu­nas sema­nas su pre­si­den­te, Miguel Díaz-Canel.