“La vida es acción”

4
53

Las horas del tiem­po las mar­ca el reloj
Las horas de vida las mar­ca la acción.
Y en ese perio­do del hacer o no hacer
goza­mos o sufri­mos los hechos de ayer.

El tiem­po trans­cu­rre siem­pre inmu­ta­ble
y cada día que pasa es sólo una por­ción
que la hace­mos nues­tra y cada cual la ve
dife­ren­te a todos y dife­ren­te cada vez.

Y allí está la esen­cia, lo mági­co, lo vital,
y aun­que pare­ci­dos nadie a otro es igual.
La úni­ca cer­te­za es la vida que hoy flu­ye
y la acción que haga­mos a todos influ­ye.

La vida se nutre siem­pre de la liber­tad,
si fal­ta no es ple­na la vida en su andar,
debe­mos defen­der­la y bus­car la ver­dad
pro­lon­gan­do cada ins­tan­te de feli­ci­dad.

En la lucha eter­na del bien con­tra el mal
esta­mos inmer­sos y debe­ría­mos actuar
con suma inte­li­gen­cia, pasión y humil­dad
y que la muer­te se ocu­pe de la eter­ni­dad.