“Septiembre once”

0
96

Va pal paraí­so
el hijo de las leyes...
No pudo qui­zás,
o sólo un poco,
curar con raí­ces
la nece­dad de los par­ti­dos,
los colo­res al ase­dio,
el bra­zo augus­to alzan­do los puña­les.
Sal­va­dor con la espe­ran­za fija
en las gran­des ala­me­das,
des­de tu lugar demo­cris­tiano,
allen­de los gol­pes,
tien­de tu mira­da,
toda­vía nece­sa­ria.

(ani­ver­sa­rio de la muer­te de Sal­va­dor Allen­de 1908–1973, Chi­le)