El Hombre, los animales y los cínicos

0
137

El pri­mer des­en­cuen­tro del hom­bre con los ani­ma­les acon­te­ció en el paraí­so terre­nal por cau­sa de una ser­pien­te. El dia­blo, meti­do en el cuer­po del pobre ani­mal rep­tan­te, inci­tó al peca­do a Adán y a Eva y por ese yerro ori­gi­nal todos fue­ron expul­sa­dos del paraí­so y con­de­na­dos a sub­sis­tir como podían. Así, tan­to el hom­bre como los ani­ma­les debie­ron bus­car su pro­pio sus­ten­to, y para ello cada espe­cie famé­li­ca no encon­tró mejor for­ma de ali­men­tar­se que devo­ran­do al ani­mal más débil. De esta for­ma la natu­ra­le­za no siguió sien­do el paraí­so, sino que se con­vir­tió en un gran ring de la lucha por la vida y en el cual los más fuer­tes supues­ta­men­te triun­fa­rían.
Arro­ja­dos del paraí­so cada espe­cie tuvo su pro­pio sino, pero con una gran dife­ren­cia: Dios le dio  al hom­bre la razón y le metió el dia­blo en el cuer­po. Los otros  per­die­ron la capa­ci­dad de razo­nar pero sin el dia­blo en su ana­to­mía. De ahí ambos tie­nen el mis­mo prin­ci­pio uni­ver­sal de sub­sis­ten­cia: matar para ali­men­tar­se, nada más que el hom­bre ade­más mata a los de su mis­ma espe­cie por algu­na mala sin razón. Se dio con los pri­me­ros her­ma­nos cuan­do en la inmen­sa sole­dad terres­tre Caín mató a Abel por cul­pa nue­va­men­te de un ani­mal. Esta vez una ove­ja robus­ta dada en ofren­da a Yah­vé y que fue­ra reci­bi­do con más agra­do que los pro­duc­tos agrí­co­las ofre­ci­dos por el otro. Fue el prin­ci­pio de los celos, la envi­dia y el cri­men.
Tam­bién este man­so ani­mal ten­dría un sig­ni­fi­ca­do espe­cial para los cris­tia­nos. Cris­to se lla­mó así mis­mo pas­tor de ove­jas del reba­ño de los que cre­ye­ran en Él. Y el icono del Cris­tia­nis­mo: el Espí­ri­tu San­to, está repre­sen­ta­do por otro ani­mal: la palo­ma. Ave que al for­mar pare­ja no se sepa­ra jamás. Pre­ci­sa­men­te palo­mas man­dó Noé para que obser­va­ran  si las aguas baja­ron y se había for­ma­do tie­rra fir­me des­pués del gran dilu­vio man­da­dos por Dios para des­truir a los peca­do­res, sal­van­do solo a Noé y a su fami­lia para dar ini­cio a una nue­va estir­pe menos mal­va­da. Y le indi­có que sal­va­ra a todos los ani­ma­les de la tie­rra inclui­do al escor­pión que siem­pre pica por ins­tin­to, metién­do­los a cada espe­cie por pare­ji­tas en el arca que cons­tru­ye­ra. De esa mane­ra los ani­ma­les sien­do ino­cen­tes fue­ron arran­ca­dos de su cómo­do hábi­tat natu­ral y ence­rra­dos en el enor­me cajón flo­tan­te. No obs­tan­te, la pro­mis­cui­dad, el arca se con­ver­ti­ría en el sím­bo­lo de la con­vi­ven­cia uni­ver­sal y Noé en el pri­mer filán­tro­po pro­tec­tor de ani­ma­les.
Des­pués, con el deve­nir del tiem­po, algu­nos de irra­cio­na­les fue­ron obje­to de ado­ra­ción como el buey Apis. Chi­vos en las hogue­ras para expiar peca­dos del hom­bre, caba­llos usa­dos en gue­rras y otros fero­ces para diver­sio­nes cruen­tas en los cir­cos roma­nos.
Moi­sés fue el pri­me­ro en tra­tar de cla­si­fi­car a los ani­ma­les irra­cio­na­les. En una de sus divi­sio­nes expre­só que “podían comer­se todos los ani­ma­les de pie par­ti­do menos el cer­do”. Cla­ro, la car­ne con­su­mi­da del por­cino con la terri­ble Tri­qui­na spi­ra­lis diez­ma­ba al pue­blo Hebreo en su huí­da del yugo egip­cio por el desier­to. En reali­dad, el pri­mer estu­dio taxo­nó­mi­co en serio fue de Aris­tó­te­les cuan­do defi­nió que seres son ani­ma­les, cua­les vege­ta­les y los dife­ren­ció de los mine­ra­les. Por ese enton­ces, indi­fe­ren­te a las cues­tio­nes de quié­nes somos y a dón­de vamos, deam­bu­la­ban en Ate­nas los cíni­cos. Lla­ma­dos así por­que tenían su antro de reu­nión al lado de un cria­de­ro y sepul­cro de canes, kino en grie­go. Decían filo­só­fi­cos que el hom­bre para reen­con­trar­se con­si­go mis­mo debía renun­ciar a boa­tos y rique­zas y vivir en con­so­nan­cia con la natu­ra­le­za en bús­que­da de la tran­qui­li­dad espi­ri­tual ‑ata­ra­xia- que lo ale­ja­ría de toda ten­ta­ción, envi­dias y deseos bana­les. Lamen­ta­ble­men­te tenían cos­tum­bres extre­mis­tas. Anda­ban por las calles semi­des­nu­dos, comían con la mano, defe­ca­ban y dor­mían en cual­quier lugar a la vis­ta de todos. Por ser veci­nos del cria­de­ro y por­que vivían como perros lo lla­ma­ron cíni­cos. Aún así fue­ron res­pe­ta­dos por la estoi­ci­dad en cum­plir con sus pre­cep­tos. Nada más que con el tiem­po se bas­tar­deó su filo­so­fía y hoy por cíni­cos se reco­no­cen a los que emplean el doble dis­cur­so prác­ti­co del “has lo que yo digo pero no lo que hago” o el emo­cio­nal: “cora­zón que no ve, cora­zón que no sien­te”.

Por el sufri­mien­to inú­til que el hom­bre oca­sio­na al ani­mal salie­ron en su defen­sa las socie­da­des pro­tec­to­ras, ému­las de Noé. La Argen­ti­na a tra­vés del SENASA empe­zó una adhe­sión tími­da por el 92 y hoy tie­ne un Depar­ta­men­to que dic­ta cáte­dra en la mate­ria. En vir­tud de ello, nues­tro país hizo suya la decla­ra­ción de la OMS  de exi­gir la pro­tec­ción ani­mal en el trans­por­te aéreo, terres­tre, marí­ti­mo y en el sacri­fi­cio huma­ni­ta­rio para el con­su­mo humano. El pro­ble­ma de algu­nas socie­da­des pro­tec­to­ras radi­ca que no saben qué hacer cuan­do saben que miles de ani­ma­les se uti­li­zan en expe­ri­men­ta­cio­nes: Como los cone­jos vuel­tos cie­gos por las prue­bas de rímel en sus ojos o bocas can­ce­ro­sas por el lápiz labial. Amén de otros pade­ce­res por cau­sa de las cre­mas de belle­zas. Cien­tos de perros y gatos con­fi­na­dos con des­tino a prue­bas de obe­si­dad, enfla­que­ci­mien­tos extre­mos, des­pan­zu­rra­dos, ali­men­ta­dos con son­das con­tra natu­ra o direc­ta­men­te al intes­tino con el fin de tes­tear ali­men­tos balan­cea­dos que des­pués se ven­de­rán  a las mas­co­tas de las cla­ses pudien­tes en situa­ción de adqui­rir­las, por­que los perros de Villa Tachi­to come­rán las sobras de la comi­da del medio­día, si es que sobra. De lo con­tra­rio debe­rán rebus­car­se en los tachos de basu­ras mien­tras cíni­cos mira­mos para otro lado.
En Posa­das, por la deci­sión de sacri­fi­car perros enfer­mos con Leish­ma­nia­sis como deter­mi­nan nor­mas nacio­na­les y la OMS salie­ron quie­nes están en con­tra. Debe­rán res­pe­tar­se sus voces de pro­tes­tas, pero no si indi­can nor­mas con­tra­rias o fal­sas, o con accio­nes de hecho que entor­pe­cen la labor de los sani­ta­ris­tas que actúan para pro­te­ger la salud públi­ca. Esta acción está pena­da por la ley y cual­quie­ra que la tras­gre­da debe­rá res­pon­der por ella, tal como suce­die­ra en la cam­pa­ña con­tra la afto­sa en los años noven­ta.
 Hay socie­da­des pro­tec­to­ras de ani­ma­les que sus­ten­tan el Bien­es­tar Ani­mal según los prin­ci­pios de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, orga­nis­mo supra­na­cio­nal que deter­mi­na entre muchas otras reco­men­da­cio­nes, el buen tra­to físi­co y psi­co­ló­gi­co de las mas­co­tas. Otras socie­da­des pro­tec­to­ras están a favor del BA, pero en con­tra del sacri­fi­cio. Se agru­pan en orga­ni­za­cio­nes no euta­ná­si­cas. Entre estas están las que acep­tan el sacri­fi­cio asis­ti­do de ani­ma­les enfer­mos incu­ra­bles y quie­nes se opo­nen a ello. En este últi­mo caso, tal extre­mis­mo debe­ría exten­der­se para evi­tar el sacri­fi­cio de todos los ani­ma­les del pla­ne­ta. Si así fue­ra, tam­bién su deber es con­ser­var un régi­men vege­ta­riano estric­to y no usar nin­gu­na indu­men­ta­ria que uti­li­cen para su con­fec­ción fibras, cue­ros y ane­xos de la piel del ani­mal. ¿Por qué ésta dis­qui­si­ción? Por­que ante el sacri­fi­cio de ani­ma­les des­ti­na­do a la ali­men­ta­ción huma­na o la euta­na­sia asis­ti­da por nece­si­da­des sani­ta­rias, no exis­te el doble dis­cur­so ni la dis­cri­mi­na­ción de espe­cie a ser pro­te­gi­da, y más ante la pre­sen­cia de zoo­no­sis que pone en ries­go la salud de la pobla­ción huma­na. Pre­gun­ta: ¿Las  socie­da­des  pro­tec­to­ras ani­ma­les del país y los pro­fe­sio­na­les con­tra­rios al sacri­fi­cio asis­ti­do de ani­ma­les enfer­mos incu­ra­bles obser­van esa posi­ción? Por­que no es éti­co salir a pro­tes­tar a favor de la vida ani­mal, des­pués de comer un buen bis­tec, usan­do zapa­tos de cue­ro y rímel en los ojos.

Artículo anteriorArtistas misioneros se encuentran trabajando en la producción de un álbum conceptual
Artículo siguienteFlores
Nacido en Posadas el 28/10/41. Títulos 1-Perito Agrónomo. ERAGIA, Corrientes UNNE 2-Dr. en Ciencias Veterinarias. Facultad de Veterinaria UNNE. Actividad estudiantil 1-Vicepresidente del primer Congreso de Estudiantes del NEA Docencia: 1-Profesor Introducción a la Zoología. INST. SUP. PROFESORADO Antonio Ruiz de Montoya. Cargos Públicos: 1-DT del Centro de Producción animal de Candelaria. MAA Misiones 2-Jefe del Dpto. de Zoonosis de la Municipalidad de Posadas 3. Director de Sanidad Animal (SA) Misiones 4-Director General de Ganadería Misiones 5-Presidente COPROSA. Comisión Provincial de Sanidad Animal 6-Representante de la Mesopotamia ante la CONASA. Comisión Nacional de SA 7-Miembro Ejecutivo de la CONASA 8-Vicepresidente del SENASA 9-Coautor del Plan Ganadero de la Provincia aprobado por Decreto. 1176/74 y readaptado en el año 1997 mediante otro Decreto. 10- Jefe de la delegación Argentina para tratar acuerdos sanitarios en Venezuela, Ecuador, Colombia, Paraguay y Uruguay Actividad Gremial: 1-Coautor del Estatuto del Consejo Profesional de Veterinarios Actividad Privada 1-Asesor de la Presidencia del ex Banco de la Provincia de Misiones 2-Asesor del ex Frigorífico El Zaimán 3-Asesor de la ex Cooperativa Tambera de Posadas 4-Propietario de las farmacias veterinarias Instituto Veterinario del Nordeste y el Rodeo 5-Socio del Centro de Inseminación Artificial el Rodeo 6-DT de las Cabañas ganaderas La Candé, La Rosita, San Marcos, Don Marcelo. 7-Asesor ganadero de los establecimientos La Rosita, Anaconda, El Porvenir, Rancho A 8-Contratado por la Cabaña La Candé y de la firma Clara Soto Dassori de Errecaborde para adquirir ganado Brahman de EEUU y Nelore de Brasil. Viajes de Estudios: Paraguay, México, EEUU, Brasil, Uruguay Trabajos Publicados: 1-Guía de las enfermedades de porcinos y bovinos. 1973 2-Premunición contra la tristeza bovina. 1975 3-Leishmaniasis. Oscurantismo y desidia en tiempos sin hidrofobia (Monografía) 2009 4-Engorde de bovinos en sistema silvo-pastoril. INTA, Cerro Azul. Misiones. 2012 Publicaciones en diarios y revistas: Revista del Cebú, Suplemento agropecuario diario La Nación de BS. AS. Pregón Agropecuario de Córdoba, El Territorio de Posadas, Primera Edición de Posadas, Red-Vet de España, la Web veterinaria de mayor circulación de habla hispana. El Libertador en Línea, Libros publicados: 1-La Aftosa en el SENASA y el Virus en la Secretaría de Agricultura 2007 2-Nuestros Años de Sueños y Utopías, novela. 2010 3-Mártires del desatino (Ensayo) 2011 4-Misiones la República Utópica de los Jesuitas, novela histórica, 2014 Actividad política: 1-ex Congresal del Partido Justicialista 2-ex Secretario del Consejo Provincial del PJ 3-Secretario de la Junta de Disciplina del PJ