Los tesoros robados

1
68

-¡Piiiiii­cooooo­léeeeeee! Gri­ta un guri­si­to en la calle y rom­pe el silen­cio de la sies­ta vera­nie­ga. El asfal­to se ondu­la rít­mi­ca­men­te en el hori­zon­te e inten­ta en vano que­mar sus pies des­cal­zos y cur­ti­dos. De cuan­do en cuan­do, una bri­sa sacu­de las ramas del palo rosa que está cru­zan­do la calle, y jus­ti­fi­ca la exis­ten­cia del sudor.
¡Ay, Xime­na! Si estu­vie­ras acá. Me ima­gino tu res­pin­ga­da nariz frun­ci­da de indig­na­ción y tus pómu­los son­ro­sa­dos: “Dicen que pro­te­gen las espe­cies nati­vas pero lo úni­co que hacen es no talar­las. Mirá, deci­me si no. Qué va a estar pro­te­gi­do ese árbol enor­me, sólo ahí en la vere­da. ¿Y el res­to de los árbo­les, los que esta­ban a su alre­de­dor? ¿Te acor­dás, Víc­tor, cuan­do esto era todo mon­te y jugá­ba­mos a las escon­di­das ahí? ¿Te acor­dás que pisas­te un avis­pe­ro y tuvie­ron que poner­te como cin­co inyec­cio­nes? Mamá nos prohi­bió vol­ver a entrar al mon­te y a los tres días ya andá­ba­mos cazan­do chi­cha­rras sin que ella se ente­re. Y aho­ra, mirá. Puro cemen­to y ese árbol sólo ahí. Algún vien­to medio fuer­te lo tum­ba segu­ro. Y enci­ma des­pués se pre­gun­tan por qué son cada vez más fuer­tes las tor­men­tas. Estos polí­ti­cos incom­pe­ten­tes, para lo úni­co que sir­ven es para jun­tar pla­ta. ¡Y enci­ma no la com­par­ten!” Y me ima­gino tu risa, por­que tenías esa capa­ci­dad de poner­le humor a las cosas serias sin que per­die­ran su serie­dad.
-¡Piiiiii­cooooooo­léeeeeee! Gri­ta el gurí espe­ran­do que alguien le con­tes­te. Y el barrio sigue tan impa­si­ble como hace quin­ce años atrás. Debe estar como a dos cua­dras. El colec­ti­vo, esa mole estruen­do­sa que hace vibrar el barrio cada cua­ren­ta y cin­co minu­tos. Me acuer­do de esa tar­de que te fuis­te en el colec­ti­vo. Ya eras gran­de. Yo toda­vía no enten­día muchas cosas. No es que aho­ra entien­da todo, pero soy cons­cien­te de que mien­tras más entien­do, más ten­go por enten­der.
Esta­ba eno­ja­do esa tar­de por­que a vos te deja­ban ir al boli­che los sába­dos y a mí no me deja­ron ir a la fies­ta de cum­plea­ños de Gere­mías por­que me había saca­do un cin­co en el examen de mate­má­ti­cas. “-Vamos a salir a correr con Mari­na, coci­ná algo rico, no vuel­vo tar­de.” Le dijis­te a mamá y salis­te de casa con tus oja­zos marro­nes que bri­lla­ban, como el Para­ná a la sies­ta cuan­do son­reías. Me dis­te un beso y yo qui­se esqui­var­lo, pero me lo dis­te igual. Por suer­te.
-¡Piiiiiiii­cooooooo­léeeeeee! Gri­ta el gurí. Ya está en la esqui­na. A ver si ten­go algu­nos pesi­tos. – ¿De qué sabor tenés? –De fru­ti­lla, vai­ni­lla y cre­ma del cie­lo. ¡Ay, Xime­na! Si estu­vie­ras acá. A vos te gus­ta­ban los de cre­ma del cie­lo. No vol­vis­te tar­de ese día. No vol­vis­te. A Mari­na la encon­tra­ron a un cos­ta­do de la ruta. Pudo sal­tar de la camio­ne­ta pero no aguan­tó el gol­pe. El comi­sa­rio dijo que para esa hora ya habrían cru­za­do el Para­ná. El Para­ná que bri­lla­ba a la sies­ta, como tus oja­zos marro­nes cuan­do son­reías.
-¡Piiiiiiiii­cooooooo­léeeeeee! Sigue gri­tan­do el gurí. Y el barrio sigue tan impa­si­ble como quin­ce años atrás.

Artículo anteriorSoñadora profesional de cuentos
Artículo siguienteUn día en la vida de Roque
Nacido el 18 de Septiembre de 1990 en la ciudad de Esquina, provincia de Corrientes, reside en la ciudad de Eldorado desde su temprana infancia. Estudiante del Profesorado en Lengua y Literatura en la extensión Eldorado del Instituto Superior "Antonio Ruiz de Montoya" y asiduo lector desde pequeño, se inició en el mundo de la escritura aproximadamente a los quince años. A partir del 2012 comenzó a publicar sus escritos en las redes sociales y en el año 2015 participó publicando tres cuentos en la antología "Voces literarias del Alto Paraná", impulsada por "Canal 9 Norte Misionero" y "TH Barrios Rocha Ediciones". Miembro fundador del colectivo de gestión y difusión cultural "Mboyere Cultural" y tallerista.